lunes, 23 de abril de 2012

Opinión de Verónica Gallardo (Sobre Anahi)



De verdad que da mucho gusto saber que una chiquilla que conocimos a los 3 años de edad, vimos crecer, enfrentarse a serios problemas alimenticios, superarlos, pero sobre todo sobresalir en el mundo del canto y la actuación, ahora esté convertida, además, en una empresaria. Me refiero a Anahí.


Esta joven tiene todo para llegar más alto, belleza, talento y buen manejo de su carrera y sus negocios; acaba de inaugurar una página de internet donde vende su línea de zapatos, pero no crean que es sólo un catalogo más, al entrar a la página de Aviesta se llenan cuestionarios sobre gustos, preferencias, colores, situaciones para que los que utilizaran este gran accesorio en las prendas femeninas.


Un grupo de expertos con base en los datos ingresados sugiere varios modelos y son tan exactos al gusto de uno que de seguro querrán comprarlos todos. Pero además, tienen consulta en línea, preguntas, chat en vivo con diseñadores y, según la misma Anahí, ella está al pendiente de todo lo que se refiera a moda en su página, dando consejos, sugerencias para una cita especial, en fin, una página completa de moda.


Ustedes dirán: ¿qué hace un viejonón como yo en una página de una chavita?, pues ahí está el truco, los modelos no sólo sirven para las niñas que ahora andan trepadas en zancos de 15 centímetros, guardando el equilibrio para no darse un ranazo y romperse los tobillos, sino como uno pone sus gustos; existen modelos clásicos pero muy coquetos.


Ahí esta la inteligencia de esta chiquilla y sus asesores financieros, pues no sólo va a captar al público juvenil que la sigue y admira, sino a las madres de éstas, pues al hacer este negocio Anahí pensó en ella, su hermana (una señora joven) y su mamá. ¿Así o más lista?


Esta página será lanzada oficialmente el 25 de abril y como invitados los medios de comunicación y otra cosa que Anahí no ha descuidado nunca: sus fans. Sólo en Twitter lleva más de un millón de seguidores. En Brasil y América Latina es un ídolo que arrastra multitudes y por supuesto su negocio se extiende a todos los países donde tiene compradores casi garantizados.


Anahí está expandiéndose y si sigue así, llegará a convertirse –si no lo es ya– en la figura juvenil de este siglo. Bravo por ella.


Otra que tenía todo para lograr una internacionalización perfecta era Belinda, guapa, talentosa, buena cantante y actriz, una niñez casi sin problemas, pero los escándalos la llevaron a pique.


Ahora se dice que cambió de religión y se convirtió al cristianismo gracias a Kalimba y Yuri, que aunque sus padres, que son católicos, no están de acuerdo, la joven veinteañera ya se cansó de la vida pasada y espera encontrar la paz en sus nuevas creencias. Cuestión bastante aplaudible, ya que si encontrar la paz, está en una religión, nadie debe oponerse y menos criticar, pues Belinda tiene mucho talento que dar aún.


Fuente: cronica.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada